El criadero se especializa en la cría de caballos de paso fino, pero Contamos con otros andares como los diagonales

 

El Caballo Criollo Colombiano (CCC), es poseedor de características propias, debido al mejoramiento de su fenotipo, al de sus movimientos, sea por su evolución genética, o por el trabajo de adiestramiento, esto y otros motivos hacen que estos ejemplares en cada rincón del mundo donde se exhiben, salgan airosos por su actuación destacada dejando ver así, que es motivo de orgullo para nuestra nación.

De acuerdo con la Federación Colombiana de Asociaciones Equinas (Fedequinas) el CCC, está dotado de sensibilidad, fuerza, brío, velocidad, suavidad; es un ejemplar de un fenotipo único, hermoso, elegante, noble, con movimientos bien definidos, que le permiten al montador gozar de un ejemplar de gran quietud para el disfrute; su andar alegre, sonoro, y acentuado, y otros aspectos han hecho, que el CCC se haya posicionado en el mundo como un ejemplar suave y de gran calidad.

Esta raza es producto de la mezcla de caballos traídos al país, desde la época de la Colonia, por los españoles. El CCC cuenta con cuatro andares, donde tres de ellos están en la línea de los diagonales y uno en los laterales, estos son:

Paso Fino: se ejecuta en cuatro tiempos, dados por sus cuatro triples apoyos: dos laterales, uno izquierdo y uno derecho; y dos diagonales, uno izquierdo y uno derecho. El sonido característico de sus pisadas es taca, taca, taca, taca.

Trocha: es un aire de cuatro tiempos por diagonales. Tiene una elevación media y una cadencia media. Su sonido característico es tras, tras, tras.

 

Trote: es un aire de dos tiempos por diagonales. Tiene elevación media alta y cadencia lenta. Su sonido característico es tas, tas, tas, tas.

Galope: es un aire de tres tiempos y su sonido característico es catorce, catorce, catorce.

Por otra parte, de acuerdo con información estimada por Fedequinas, más de 24.000 ejemplares participan en exposiciones equinas durante el año, en los diferentes departamentos de Colombia. Eventos que sirven y se posicionan como vitrinas para promover no sólo el caballo en el mercado nacional, sino internacional, abriendo las puertas para expandir la industria y la economía nacional, cabalgatas, festivales, remates equinos, competencias de chalanería, revistas, libros, programas turísticos en pro del caballo, han permitido que la raza CCC sea identificada y reconocida, y que muchos de los que han tenido el privilegio de montar en un CCC, den fe de que es un ejemplar que no sólo un jinete experimentado puede conducirlo, sino que niños, jóvenes y adultos sin gran experiencia pueden hacerlo con gran facilidad.

En efecto, la Chalanería Criolla, deporte que en el país convoca a más de 1000 niños y jóvenes en todo el territorio, desde los 2 hasta los 24 años de edad, demostrando así, la docilidad y manejo que permiten los caballos de la raza.

El CCC ha permitido que Colombia sea vista no sólo por sus atractivos turísticos, sino por la belleza y cantidad de criaderos de prestigio que proyectan al caballo como una industria, explorando verdaderamente los atributos del mismo, como producto único en el mundo.

Artículo: www.fedequinas.com

Translate »